Clases de Equitación

En la Asociación, además de realizar Terapias Ecuestres, también se imparten clases de equitación.

Ana es una alumna que disfruta de su clase cada semana junto a Niebla, nuestra querida yegua.

Anuncios

Perderse en el laberinto

Ayer estuve en el centro como voluntaria, al ver que había suficiente voluntario para la actividad me fui al Laberinto para hacer su recorrido y probarlo.
IMAG1145Al lado mio estaba un usuario adulto físico  en silla de rueda, le pregunte si quería que lo hiciéramos juntos.Su contestación fue si¡.Así que empezamos hacer los dos el recorrido, yo como lazarillo de él.Conforme iba tirando de su carro me iba sintiendo muy tranquila, mirando y tanteando que las ruedas no chocarán en las curvas con las piedras. Por un momento me di cuenta que no estaba allí, estaba tan pendiente en coger los senderos con sus curvas cerradas que deje de pensar en el día a día dejé la mente en blanco. Éramos dos personas desconocidas haciendo un camino,y cuando terminabas un circulo volvías hacer el mismo circulo, mi sensación fue que todo lo que andamos en la vida lo volvemos andar.Para mi sorpresa un usuario Psíquico adulto se nos unió a nosotros. Esta persona  habla, con su mano se agarro a la silla de rueda, dos personas empujando un carro, uno detrás y otro al lado pero fuera de la linde de la linea de piedras. Era difícil el control pues tenia que pensar en mantener el equilibrio de las ruedas del carro y el equilibrio de un usuario andando con poca estabilidad, y diciéndole ayúdame a empujar a tu compañero. Cada vez que yo chocaba con una piedra él se agachaba para echarla a un lado para que su compañero pudiera pasar. De verdad quedé muy sorprendida. Que acto más hermoso entre dos personas con discapacidad en un Laberinto. Hicimos los tres el Laberinto entero……os estoy escribiendo y siento todavía como tres personas con discapacidad se pueden unir a un fin, ayudarse mutuamente.Muy gratificante¡¡¡ os animo que vengáis pues la sensación dura no se quita al momento. Ha sido muy bonito.
Un abrazo
NOTA: Esta es una carta de una de nuestras voluntarias. Os invitamos a venir y contar vuestra propia experiencia.

Más que terapias

Siempre hemos considerado el centro de terapias ecuestres como algo más que un lugar donde ir a recibir una sesión de terapia y marcharse. El centro se ha creado con la intención de ofrecer algo más, un lugar de encuentro donde todos se sientan a gusto, y puedan pasar un rato agradable realizando diferentes actividades y para eso, en la medida de nuestras posibilidades vamos adecuando diferentes zonas alternativas, como la pista multisensorial que un grupo de voluntarios puso hace algún tiempo, o el huerto que está en proceso de construcción, y en el que nos está ayudando la Asociación de huertos de Parque Alcosa.

IMAG1146

El otro día decidimos utilizar parte del espacio para construir un tipo de laberinto muy especial que nos enseñó un buen amigo. Ese laberinto está en proceso de construcción. Queremos que sea obra de todos, y por eso está incompleto, para que cada uno aporte su granito de arena (o mejor su piedra) para completarlo; Estás invitado/a. De momento se han colocado algunas piedras como referencia, y se ha marcada un trazo blanco en el suelo que indica el trazado del laberinto.

IMAG1145

Y ¿para qué sirve el laberinto? Cada uno puede encontrar su propia respuesta. Te invitamos a que lo recorras, solo o en compañía.

Mi experiencia al recorrerlo es que comienza uno a dar una vuelta tras otra en círculos que se van cerrando hacia el centro, luego se abren de nuevo, y se crea una especie de experiencia meditativa que produce una gran tranquilidad. Mucho más impactante es hacerlo con los ojos cerrados, aunque ahí evidentemente hace falta la ayuda de un guía. Entonces, se pierde por completo la noción de la orientación, y se pone a prueba nuestra confianza. Esto es solo una experiencia. Nos gustaría conocer la tuya. Te invitamos a venir, experimentarlo y contarnos tu propia experiencia.

Para quien tenga curiosidad, este es el diagrama esquemático del laberinto visto desde arriba. Hay una única entrada que conduce hasta el centro, y desde el centro, el camino se deshace a la inversa. Pueden recorrerlo varias personas a la vez, y está adaptado para silla de ruedas.

laberinto-mandala2