Nuestros usuarios(III)

Cada persona tiene unas condiciones y unas necesidades diferentes. En cada caso, la capacidad de comunicación y conexión con el caballo adopta una forma diferente. Incluso depende del día, y del estado de ánimo. Respetamos esa relación. No siempre la sesión de terapia consiste en montar a caballo. En ocasiones, consideramos que un acercamiento al caballo y una conexión con el animal es suficiente, o dedicamos más tiempo a ese acercamiento y no tanto a la monta.

La relación con el caballo es muy sutil. Los caballos son muy sensibles y perciben perfectamente nuestro estado de ánimo y muchas veces observamos que se adaptan a él. A su vez, el caballo tiene una actitud y un carácter que influye en nosotros.

El caballo no nos juzga, cualquiera puede acercarse a él con una actitud amistosa y siempre será bien recibido. No necesitamos demostrar nada al caballo. Y se crea un espacio para el silencio, y la mirada, mientras nuestra mano no puede evitar rascar el cuello del animal.

Dejar comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s