Nuestro Campamento desde una visión pedagógica

Hipoterapia Sevilla llevó a cabo su Campamento para Semana Santa y Feria 2018 con una amplia programación donde los más pequeños disfrutaron de numerosas actividades en la naturaleza y con caballos que estuvieron muy presentes en muchos juegos educativos. Así, los niños además de participar en talleres de monta, de higiene y cuidados del caballo y de vestimenta y comida, pudieron disfrutar de talleres de reciclaje, gymkanas y prácticas en nuestro huerto.
Pero más allá de la diversión para los más pequeños, todas estas actividades suponen un gran aprendizaje para ellos. Nuestra pedagoga, Marta González, nos explica a continuación lo que ha supuesto este Campamento desde una visión pedagógica. Además, contamos con la participación de estudiantes de prácticas de la Universidad de Sevilla, en la línea de Educación.

“Desde la pedagogía, la idea de pasar una mañana de “campamento” entre caballos y en un ambiente natural, tiene más beneficios de los que creemos.
Estos componentes, refiriéndonos a los animales y la naturaleza, no solo mejoran el estado de ánimo y la autoestima, haciendo pasar un rato divertido, sino que suponen un estímulo motivador para el que participa.

Por un lado, nos encontramos con seres vivos de una raza diferente a la nuestra, con un cuerpo y un comportamiento diferente al nuestro, pero que, al igual que nosotros, respira, come, duerme, se desplaza y se relaciona. Así, encontramos en el caballo un compañero maravilloso para trabajar desde la educación no formal, para trabajar en aspectos relacionados con la alimentación, la higiene, el deporte, las habilidades sociales, la conducta, la comunicación o valores como el respeto, el amor y la inclusión. Las terapias ecuestres dan la oportunidad a todos de montar a caballo y recibir los beneficios de esta actividad, sin excluir a personas con diversidad funcional.

Además, el campo y la naturaleza son contextos que invitan al juego. Desde la educación, una de las mejores herramientas de aprendizaje es, precisamente, el juego: para establecer confianza y vínculo; para mejorar los procesos cognitivos básicos, como la atención, la memoria o el lenguaje, pues las emociones positivas afianzan el aprendizaje; para trabajar en las normas y la conducta, y sobre todo, para mejorar las relaciones y trabajar la inclusión. Cuando un niño juega, se centra en conseguir los objetivos del juego. Para ello, debe trabajar de la mano del otro, dejando en un segundo plano si lleva gafas, si es algo más bajito o si muestra alguna necesidad educativa.

Por eso, confiamos en que, uniendo los animales y el juego, la educación hace efecto por sí sola, llenando de aprendizajes, la mayoría de ellos desapercibidos, las mañanas de campamentos a caballo, apostando por una sociedad más inclusiva”.

Anuncios

Dejar comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s